fbpx
Deconova

A medida que las temperaturas bajan, los planes de mejorar un hogar para la mayoría de personas entra en período de hibernación.

Pero si pintar tu casa se encuentra en tu lista actual de tareas pendientes, no te preocupes. ¡Existen algunos beneficios inesperados para pintar tu casa durante el invierno!

Antes de tomar tu brocha o llamar a un pintor profesional, debes tener una comprensión completa del comportamiento de la pintura cuando hace frío afuera. A continuación, te mostramos los beneficios y algunos consejos que debes conocer si quieres pintar tu casa durante la época de invierno.

1. PINTAR TU CASA EN INVIERNO PUEDE SER MÁS ECONÓMICO.

Si estás contratando a un profesional para pintar el exterior de tu casa y el presupuesto es un problema, programar el trabajo durante el invierno puede ser tu mejor opción.

La pintura exterior requiere temperaturas de más de 35 grados por la noche, durante dos días después de la aplicación de la pintura. Las temperaturas heladas en muchas partes, significan menos trabajos para los pintores y, en consecuencia, menos demanda en el invierno.

Dado que los precio se basan en parte por la demanda, es probable que obtengas una estimación más baja para tu trabajo de pintura durante este tiempo.

Dicho esto, obviamente tendrás que estar atento al pronóstico del tiempo a medida que se acerca la cita.

2. LA PINTURA SE SECA MÁS RÁPIDO EN INVIERNO.

Es un error común pensar que la pintura para interiores seca más rápidamente con el calor del verano.

Cuanto más frío se pone, menos humedad hay, lo que significa que se obtienen tiempos de secado más rápidos en invierno, debido a los niveles más bajos de humedad en el ambiente. Pintar cuando hace frío, significa que puedes terminar tu trabajo de pintura antes.

El aire húmedo también puede producir ampollas en la pintura, astillas y escamas, ya que, la pintura en un ambiente húmedo permanece húmeda durante más tiempo y puede acumular polvo y dañarse fácilmente.

3. LAS TORMENTAS INVERNALES PUEDEN CAUSAR PROBLEMAS.

Si bien las temperaturas frías pueden significar un clima más seco, las tormentas de invierno pueden mojar la pintura con bastante rapidez. Es por eso que pintar el exterior de tu casa en el invierno debe programarse cuidadosamente.

Si el clima lo permite, puedes pintar la casa durante las épocas más frías, siempre y cuando no llueva.

Las temperaturas bajo cero y el rocío persistente en las superficies, evitan que la pintura se seque correctamente y puede terminar con un acabado pegajoso o irregular.

4. ES POSIBLE QUE LA PINTURA EXTERIOR TENGA QUE ESPERAR.

Es muy probable que el lugar donde vivas determine si puedes o no pintar el exterior de tu casa durante el invierno. Si vives en un área donde las temperaturas invernales se mantienen por encima de los 2 grados Celsius, es posible que pueda programarlo.

Pero en las áreas más frías, donde el clima helado o bajo cero es la norma, probablemente tendrás que esperar hasta la primavera. A menos que tengas una razón específica como por ejemplo vender la casa durante la primavera, es mejor evitar pintar el exterior de tu casa durante el invierno.

5. DEBERÁS VERIFICAR EL TERMOSTATO.

Al pintar el interior de tu hogar, la temperatura ideal debería ser superior a 15 grados Celsius. Por lo general, esto no es un problema para la mayoría de los hogares, incluso en invierno, gracias a la calefacción interior.

Sin embargo, durante el invierno, el frío del exterior puede significar que tus paredes estén mucho más frías que la temperatura de la habitación que se muestra en el termostato.

Por lo que debería estar más preocupado por la temperatura de la superficie que estás pintando, en lugar de la temperatura del ambiente.

Se recomienda aumentar la temperatura del termostato muy por encima de los 15 grados Celsius o la temperatura mínima recomendada por el fabricante. Si las paredes están demasiado frías, es posible que la pintura no se adhiera correctamente.

6. LA PINTURA ESPECIAL ES TU AMIGA EN INVIERNO.

Si te preocupa que la pintura exterior no se seque lo suficientemente rápido en condiciones climáticas poco confiables, debes buscar pinturas que hayan sido especialmente formuladas para temperaturas frías.

Ciertos aditivos para pinturas contienen químicos que ayudan a aumentar la resistencia a la congelación, ayudándolas a secarse en climas más fríos.

Dado que las temperaturas frías pueden hacer que la pintura sea más viscosa, también puedes usar aditivos para lograr una textura de aspecto profesional. Estos ayudan a evitar que la pintura se vuelva más espesa y le permiten obtener un acabado agradable y suave.

Share This