fbpx
Deconova

Si comprar una casa está en tu lista de deseos navideños, Papá Noel podría cumplírtelo este año (con un poco de esfuerzo de tu parte, por supuesto). ¿Por qué? Porque las locas guerras de ofertas y los altísimos precios de las viviendas que los compradores enfrentaron durante la primavera y el verano, por fin, se están desacelerando.

Y es que, hasta el final del año calendario los compradores tendrán un descanso, en el sentido de que es probable que los compradores tengan más tiempo para tomar decisiones, menos competencia y un poco más de poder de negociación con los vendedores.

Ciertamente, habrá una competencia de ofertas múltiples mucho menos intensa este invierno en comparación con la primavera y el verano.

Por supuesto, la temporada navideña es tradicionalmente un período lento para los vendedores, porque es cuando están más ansiosos por lograr capturar a compradores que estén dispuestos a enfrentar el frío y cruzar su puerta. Pero hay muchas más inclinaciones a favor de los compradores en estos días que solo eso. Aquí hay algunas noticias que deberían darte la esperanza de que, si estás dispuesto a renunciar a algunos cócteles navideños para recorrer algunas casas, tu arduo trabajo finalmente dará sus frutos.

ALGUNOS VENDEDORES DE VIVIENDAS AHORA ESTÁN DISPUESTOS A ACEPTAR OFERTAS POR DEBAJO DEL PRECIO DE LISTA.

Según los datos del mercado inmobiliario, los precios promedio de cotización en todo el país alcanzaron los 380.000 dólares, un aumento del 9% respecto al año anterior. Sin embargo, los compradores ya no necesitan suponer que tendrán que gastar tanto, o mucho más, en una guerra de ofertas. Este invierno, un número creciente de vendedores están bajando a regañadientes sus precios y aceptando ofertas por debajo del precio de lista.

Los precios de las viviendas seguirán siendo altos, pero el crecimiento de los precios se ha desacelerado. Se está empezando a ver que más vendedores realizan ajustes de precios. Esto les dará a los compradores de viviendas la oportunidad de navegar por este mercado.

Habrá espacio para la negociación de precios.

Entonces, ¿exactamente cuánto por debajo del precio de lista están dispuestos a pagar los vendedores? Este otoño, el 77% de los vendedores dijeron que aceptarían una oferta hasta un 7% por debajo del precio. En la primavera, solo el 54% de los vendedores estaban dispuestos a considerar este escenario.

Sin embargo, esta flexibilidad relajada en el precio viene con algunas condiciones, como la esperanza de un cierre rápido y un trabajo mínimo para arreglar su propiedad antes de la venta. Entonces, si tu eres un comprador que está dispuesto a ceder en estos puntos, es posible que te sorprendas gratamente al descubrir que muchos vendedores están dispuestos a dar su brazo a torcer en lugar de mantenerse firmes.

EL INVENTARIO DE VIVIENDAS, SIN EMBARGO, SEGUIRÁ SIENDO ESCASO.

Sin embargo, no todo son buenas noticias para los compradores.

Por un lado, el número de viviendas en el mercado será menor que en los meses de primavera y verano. A finales de septiembre, el inventario de viviendas se situó en 1,27 millones de unidades, un 13% menos que el año anterior, según NAR. Y eso seguramente bajará aún más durante las vacaciones.

El inventario seguirá siendo más bajo este invierno en comparación con hace un año, pero una disminución de alrededor del 10% en lugar de las disminuciones del 20% o 30% que hemos presenciado desde el inicio de la pandemia.

Los compradores deberán ser pacientes, ya que los niveles de inventario se mantendrán ajustados y los problemas de la cadena de suministro persistirán.

Pero la buena noticia es que con una temporada navideña bastante “normal” este año, y con los niños que regresan a la escuela a tiempo completo en lugar de estar alejados, menos compradores están adquiriendo casas en este momento. Entonces, si eres uno de ellos, tienes menos competencia de lo habitual.

Es probable que esta temporada navideña también incluya un mayor número de viajes, ya que más estadounidenses son elegibles para las vacunas, lo que puede afectar la disponibilidad de las personas para buscar una casa o vender su casa existente.

LAS TASAS DE INTERÉS TIENEN UNA TENDENCIA AL ALZA, PERO SOLO LIGERAMENTE.

Los compradores han tenido la ventaja de las tasas de interés ultra bajas recientemente. Al 10 de noviembre, la tasa de un préstamo a tasa fija a 30 años era del 2,98%, según Freddie Mac. Pero eso podría cambiar pronto, al menos un poco.

Según la Asociación de Banqueros Hipotecarios, se estima que las tasas aumentarán al 3,1% para fines de 2021 y llegarán al 4% a fines de 2022. Pero la buena noticia es que no es probable que estas tasas aumenten tan rápido, como el Federal Reserve ha dicho que no planea subir demasiado las tasas hasta que la economía haya alcanzado el pleno empleo y la inflación se haya estabilizado.

Aun así, vale la pena saber que incluso pequeños aumentos de puntos porcentuales pueden afectar cuánto pagarás por una casa a lo largo del tiempo.

Si las tasas de interés suben, afectará el precio en el que los compradores de vivienda pueden comprar. Y esa es una razón más para sellar el trato más temprano que tarde.

Los compradores de vivienda tienen razón en sentir la urgencia de comprar mientras los precios hipotecarios permanecen bajos.

¿QUÉ PUEDEN ESPERAR LOS COMPRADORES DE VIVIENDA EN EL NUEVO AÑO?

Con todo, los compradores tienen motivos para mantener la esperanza durante los próximos meses.

Los compradores querrán mantenerse en contacto con los datos y con su agente de bienes raíces, quien puede brindarles información sobre cómo cambian las condiciones a medida que bajan las temperaturas.

Solo ten en cuenta que el tiempo corre y es probable que el mercado de viviendas se recupere a principios de 2022, por lo que en enero y febrero puedes llegar a sentir el aumento de los precios, en comparación con este fin de año.