fbpx
Deconova

Con la mayoría de nosotros cuidándonos en nuestras casas, puede llegar a ser tentador apretar el gatillo y finalmente comprar la propiedad vacacional con la que siempre hemos soñado.

Después de todo, las tasas hipotecarias están alcanzando mínimos históricos, y un cambio de escenario suena prometedor en este momento. Así que, ¿por qué no?

Pero espere, recuerde que también estamos viviendo un momento de incertidumbre económica. Podría perder su trabajo o encontrarse con un desafío financiero importante en las próximas semanas o meses.

Entonces, ¿quién sabe cuándo se recuperará la economía de los efectos de la pandemia? ¿Es este realmente un buen momento para lanzarse a comprar una segunda casa?

La respuesta dependerá de su situación financiera individual y sus planes a futuro.

En DecoNova International Group hablamos con expertos para ayudar a sopesar los pros y los contras de invertir en una propiedad vacacional en este momento, y en este artículo los compartimos con usted.

PROS

1.- Con las bajas tasas de interés, ahora podría ser un buen momento para invertir.

Para aquellos con estabilidad de ingresos … comprar un segundo hogar puede tener mucho sentido.

Las tasas de interés más bajas han aumentado el poder adquisitivo, y para aquellos que tienen mentalidad de inversión, probablemente no exista un mejor momento para comprar.

Eso significa que si planea comprar una propiedad que mantendrá en los próximos años, estará en una buena posición para resistir los giros y vueltas de una economía volátil en los próximos meses y hasta años.

El sector inmobiliario siempre es una buena inversión, siempre que tenga la estrategia financiera adecuada.

En última instancia, si no está seguro, hable sobre su situación con su agente y su asesor financiero para decidir si es el momento adecuado para comprar.

Y, en DecoNova International Group no solo lo guiaremos a través del proceso financiero para garantizar una buena inversión, sino que también lo acompañaremos en todos los procesos para asegurarle de que está invirtiendo en el área correcta y con crecimiento.

2.- Puede compensar el costo de su propiedad vacacional alquilándola.

Si adquiere una propiedad vacacional en un lugar turístico, como por ejemplo Orlando o Miami, podría aprovechar una nueva fuente de ingresos al incluirla en sitios como Airbnb y VRBO.

Solo tenga en cuenta que alquilar su casa a los vacacionistas agregará responsabilidades adicionales a su plato, incluido el mantenimiento de la propiedad, mantener las fotos y descripciones actualizadas y la limpieza luego de cada Check Out.

La posibilidad de ingresos por alquiler también viene con una importante advertencia, ya que, durante la pandemia, las restricciones de viaje y la logística de limpieza han hecho que el alquiler sea un poco más complicado.

3.- No es necesario ser multimillonario para tener una propiedad vacacional.

Si la idea de una casa de vacaciones parece estar fuera de su alcance, aquí hay una buena noticia: “es más factible de lo que piensa”.

Las compras de segunda vivienda no son solo para personas de alto patrimonio, también existen muchas oportunidades para los posibles prestatarios a precios más bajos.

Si está dispuesto a ampliar su búsqueda más allá de los nuevos desarrollos y asumir algunos proyectos de renovación, tendrá más opciones y a un precio mucho más bajo.

Si es flexible y está dispuesto a tomar riesgos de remodelación y otros trabajos, es posible hacer realidad los sueños de tener su propiedad vacacional.

CONTRAS

1.- Este podría ser un momento arriesgado para comprar.

Aunque el sector inmobiliario es una de las inversiones más sólidas que puede hacer, la pregunta que muchos se hacen es ¿tiene la tolerancia al riesgo que conlleva?

Si planea conservar la propiedad a corto plazo, es más probable que se exponga al riesgo y la volatilidad del mercado cuando llegue el momento de vender.

Si ve que está listo para vender su segunda casa en solo unos años, probablemente debería esperar para comprar en el destino de sus sueños.

2.- Conseguir una hipoteca se ha vuelto más complicado.

En esta época de COVID-19, la principal preocupación para todos los prestamistas ha sido la continuidad de los ingresos.

Como resultado, los compradores saltan más obstáculos que nunca para demostrar que podrán pagar una hipoteca.

Antes de la pandemia, los prestamistas realizarían algunas verificaciones de empleo antes de aprobar un nuevo préstamo para un comprador de vivienda.

En la actualidad, algunos prestamistas ejecutan hasta 7 o incluso 10 chequeos antes de aprobar un préstamo. Si pierde alguna fuente de ingresos durante el proceso de compra, eso podría poner en peligro su capacidad de comprar una segunda vivienda.

3.- El mercado donde está comprando puede demorar un tiempo en recuperarse de la pandemia.

Haga su tarea de investigación en el área donde desea comprar. ¿Qué tipo de restricciones de viaje existen? ¿Podrá disfrutar de la belleza natural de la ubicación, incluso si los restaurantes y atracciones están cerrados? ¿O el distanciamiento social disminuirá el atractivo?

También debe considerar lo que esto significa para el valor de su propiedad.

Si la economía local está impulsada en gran medida por el turismo, ¿es lo suficientemente estable como para resistir las recesiones que podrían afectar el valor de las propiedades?

Trabaje con su agente y asesor financiero para evaluar el riesgo de un área antes de decidirse a comprar.

Sin lugar a dudas, el mercado inmobiliario, tanto vacacional como residencial, cambia día tras día debido a la pandemia.

Sin embargo y a pesar de estos Pros y Contras, el mercado de la Florida es totalmente diferente al resto de otras ciudades o estados turísticos en los Estados Unidos.

En DecoNova International Group, lo invitamos a conocer y descubrir todo lo que Orlando y Miami tiene preparado para usted.

Contáctenos hoy mismo, nuestra asesoría es totalmente gratuita.

Share This