fbpx
Deconova

¿Está tu contrato de renta a punto de terminar? Antes de renovar por un año más, hay numerosas preguntas que debes considerar, particularmente en esta era de COVID-19.

Si bien la firma de un nuevo contrato de arrendamiento nunca debe realizarse sin considerar sus circunstancias actuales, la pandemia de coronavirus ha hecho que sea aún más crucial sopesar primero tus opciones. Después de todo, es posible que el COVID-19 haya cambiado muchas cosas sobre cómo vives y trabajas, y qué tan bien el espacio y ubicación actual se adaptan a tus necesidades.

Por lo tanto, antes de firmar la línea punteada de un nuevo contrato de arrendamiento, considera primero estas preguntas para asegurarte de que sea la decisión correcta para ti.

¿AÚN PUEDO PAGAR EL ALQUILER?

La primera y más importante pregunta que debes hacerte se relaciona a tu situación financiera actual. ¿Temes un despido o un recorte salarial? O peor aún, ¿ya lo has experimentado? Si es así, puede ser el momento de considerar mudarte a un lugar menos costoso, o negociar con tu arrendador actual para una reducción del alquiler. Es posible que te sorprendas de lo complaciente que tu arrendador puede llegar a ser en este momento.

Si te gusta el lugar en el que vives, pero ya no puedes pagarlo, realiza una búsqueda de precios en otras áreas que cumplan con tus criterios de habitabilidad antes de que finalice el contrato de arrendamiento, y si encuentras un mejor trato, pídele a tu arrendador que lo iguale.

Renegociar la tarifa después de haber encontrado otra unidad comparable, pero más barata, esta es una buena estrategia si lo que buscas es fijar una tasa baja antes de que la economía se recupere.

Y si tu arrendador no está acorde con la propuesta, entonces ya cuentas con el tiempo suficiente para preparar todo y mudarte a un lugar menos costoso.

¿DEBO BUSCAR UN COMPAÑERO DE CUARTO?

Si estás preocupado por la situación financiera, una de las formas más fáciles de controlar los gastos mensuales es dividirlos. Y a menos que tu pareja viva contigo, es posible que desees considerar la posibilidad de encontrar uno o dos compañeros de cuarto de confianza. Esto te podrán ayudar cubrir los gastos mensuales y brindarte compañía en estos tiempos de aislamiento.

Es posible que antes hayas descartado esta posibilidad, pero después de vivir en confinamiento, tener el compañero de cuarto adecuado podría ser más atractivo ahora.

Solo asegúrate de aclarar ese cambio en tu contrato de renta con tu arrendador para que esto pueda reflejarse en tu nuevo contrato de arrendamiento.

¿DEBERÍA NEGOCIAR UN ALQUILER MÁS BAJO DONDE ESTOY, INCLUSO SI PUEDO PAGARLO?

Incluso si tus finanzas no están en peligro, negociar un alquiler más bajo sigue siendo una opción inteligente si crees que hay mejores ofertas disponibles, o si ya no puedes usar muchas de las comodidades que alguna vez disfrutaste, como el gimnasio o piscina.

Comunícaselo a tu arrendador y pide lo que quieras, lo peor que puede decir es no. Y en ese caso, todo seguirá igual que antes.

Ten presente que los propietarios a menudo se confunden pensando que su propiedad es el activo. Sin embargo, la verdad es que el inquilino es el activo. Sin un inquilino, no obtienen un ingreso continuo.

¿MI ALQUILER SIGUE SATISFACIENDO MIS NECESIDADES DE ESPACIO?

Aunque las medidas de cautela ante el COVID-19 han disminuido poco a poco, muchas personas todavía están encerradas en casa, ya sea trabajando virtualmente o educando a sus hijos en casa. Con eso en mente, las propiedades de alquiler se han transformado de lugares para comer, dormir y relajarse a espacios de oficina, aulas y áreas de entretenimiento.

Si esta es tu actual situación, una de las primeras preguntas que debes hacerte es, si estoy trabajando o educando a niños desde casa ahora, ¿este alquiler satisface las necesidades y requisitos de espacio?

También vale la pena considerar si la propiedad es propicia para estar en cuarentena. Por eso, te recomendamos pensar en el nivel de comodidad dentro del espacio mismo durante largos períodos de tiempo y en el vecindario circundante.

¿Te encuentras en un área donde deseas vivir si llegara a ocurrir un problema de salud grave u otra crisis? ¿Quizás te gustaría estar más cerca de la familia o los servicios de emergencia? ¿O quizás te gustaría salir de la ciudad para vivir en un lugar donde no estás en contacto directo con la gente de forma regular?

¿DEBERÍA COMPRAR UNA CASA EN LUGAR DE ALQUILARLA?

Existen numerosas razones por las que alguien puede optar por alquilar en lugar de comprar. Sin embargo, con las tasas de interés en mínimos históricos, los inquilinos pueden sorprenderse al descubrir que a menudo pueden ahorrar dinero a largo plazo si compran en lugar de alquilar.

Entendemos que a algunas personas les pueda resultar difícil hacer los pagos iniciales, sin embargo, no está de más llamar a un agente hipotecario para revisar tu situación actual. Es posible que te des cuenta de que tu situación es diferente de lo que pensabas inicialmente y puedas comprar tu propio hogar.

Siempre evalúa el costo de oportunidad de alquilar vs. comprar, considera si deseas continuar gastando miles de dólares en alquiler cuando podrías estar invirtiendo en ti mismo.

¿No estás seguro de si alquilar o comprar es adecuado para ti? Usa una calculadora de alquiler vs. compra en línea para ver qué es más barato en tu área, o consulta una calculadora de asequibilidad de vivienda, que te ayudará a calcular cuánto puedes gastar en una vivienda y en los pagos mensuales de la hipoteca.

Pero sea cual sea tu decisión entre rentar o comprar, aquí en DecoNova International Group tenemos nuestras puertas siempre abiertas para ayudarte y asesorarte en encontrar lo que realmente necesitas.

Contáctanos hoy mismo y te atenderemos.

Share This