fbpx

CONSEJOS DE MUDANZA: CÓMO REDUCIR EL TAMAÑO DE TUS COSAS SIN PERDER LA CABEZA.

Mirar a tu alrededor y preguntarte cómo reducir el tamaño de una casa llena de cosas para que encaje en tu nuevo hogar puede llevarte directamente a una sobrecarga de ansiedad. Pero míralo de esta manera: la reducción de tus cosas puede hacer que mudarte a tu nuevo hogar sea mucho más fácil para todos.

De acuerdo, clasificar las cosas para tirarlas o donarlas puede ser un dolor de cabeza en sí mismo. Pero confía en nosotros: la reducción de equipos y productos vale la pena. Después de todo, hay un poco de acaparador en todos (a veces más que un poco), y mudarse es la oportunidad perfecta para reducir tus posesiones. Además, cuando pagas los servicios de mudanza por hora, menos cajas significa una factura más pequeña.

¿Suena bien? Bien, aquí te mostramos cómo reducir tus cosas en siete sencillos (más o menos) pasos.

1. CONSIDERA TU NUEVO ESPACIO

Ya sea que estés reduciendo o mejorando tus pies cuadrados, debes tener en cuenta lo que cabrá y lo que no en tu nueva casa mientras debates cómo reducir el tamaño de todas esas cosas, y estamos hablando tanto de estilo como de tamaño. No conserves todos los muebles de tu estudio andrajoso si solo tendrás una sala de estar formal, y considera deshacerte del gabinete de porcelana si estás perdiendo espacio para comer.

Y no solo planees almacenar piezas de gran tamaño hasta el día en que tengas una casa más grande. A menos que sean reliquias familiares o antigüedades, o tengan un valor sentimental, probablemente nunca vuelvas a pensar en ellos.

2. REDUCIR LA CHATARRA

Nadie se sorprenderá si los futuros científicos descubren que cada armario esconde un agujero negro secreto a otra dimensión. Que, de alguna manera, absorbe toda tu basura secreta y todavía tiene espacio suficiente para que se le echen más y más cosas. Paso n.º 1 para una reducción previa a la mudanza: resuelve ese lío aterrador.

Echa un vistazo detenidamente a tu ropa y armarios para ver qué puedes tirar o donar”.

Te recomendamos seguir la “regla de las dos temporadas” y deshacerte de cualquier prenda que no hayas usado en dos temporadas (seis meses) o más (“con algunas excepciones sentimentales”).

3. DESHAZTE DE LA ROPA VIEJA DE LOS NIÑOS

Revisa los armarios de tus hijos con el mismo ojo perspicaz. De hecho, debido a que los niños crecen tan rápido, toma una mirada aún más crítica.

Asegúrate de llevar solo ropa que le quede bien y dona cualquier cosa que se haya usado con cuidado, o dé los artículos a amigos o familiares que puedan necesitarlos.

Si tu hijo alcanza un crecimiento acelerado justo antes de mudarte, considéralo una bendición y reduce su armario a lo más básico. Estarás comprando ropa nueva, de todos modos. Ahórrate una caja.

4. CÓMO REDUCIR EL TAMAÑO DE TUS APARATOS ELECTRÓNICOS

Todos tenemos algunos esqueletos en el armario. Para la mayoría de nosotros, esos esqueletos son dispositivos electrónicos rotos. Ya sean computadoras portátiles viejas, teléfonos celulares rotos o numerosos cargadores micro-USB, cosas que deben ir al matadero. (Sin embargo, no tires a estos tipos a la basura; hay programas de reciclaje de productos electrónicos que puedes usar en su lugar).

Pero hay una excepción, cargadores o cables únicos cuyo par no puede identificar. Tal vez sean para la consola de juegos 3DS de tu hijo o para esa vieja cámara digital.

Ponlos en una caja durante el proceso de empaque, es mejor estar seguro, que lamentar si encuentras una coincidencia en otra parte de la casa.

5. ORDENAR, ORDENAR, ORDENAR

Revisa cada habitación de la casa, desde la menos utilizada hasta la más transitada, y clasifica todos y cada uno de los elementos que veas. Divídelos en tres montones: guardar, donar y tirar.

¿Tiene problemas para elegir la designación correcta? Entonces otra recomendación es hacerte la siguiente pregunta: “¿Me trae alegría?” Si la respuesta es un verdadero y sincero sí, añádelo a la pila de guardado. De lo contrario, es hora de decir adiós.

Nunca recomendaríamos tirar todo a menos que tenga los medios para equipar completamente tu nuevo hogar, pero deshacerse de esos artículos hará que tu nuevo hogar sea un espacio más feliz.

Una vez que tenga las pilas de donaciones y basura en orden, deshazte de ellas de inmediato. Cuanto más tiempo las tengas, será más probable es que coloques basura en tus cajas de mudanza.

6. DESHAZTE DE LOS DUPLICADOS

A menos que te aferres a algo por razones sentimentales, ahora es el momento de deshacerte de los dobles. ¿Dos botelleros? ¿Varias impresoras? ¿Seis lámparas de mesa cuando solo necesitas tres? Elige tus favoritos y reduce el tamaño del resto.

7. CREE UN ‘PRIMER CUADRO ABIERTO’

La última regla de reducción, mantén las cosas sin problemas al momento de desempacar y clasifica tu “primera caja para abrir”, con papel higiénico, bombillas, artículos de tocador, artículos de limpieza básicos y sábanas. Esta idea evita que tengas que buscar en cada caja para satisfacer tus necesidades básicas en tu primera noche en tu nuevo lugar: solo abre y relájate. Asegúrate de etiquetarlo claramente e instruir a los encargados de la mudanza para que lo dejen en un lugar obvio.

“Te ayudará a pasar la primera noche con un poco menos de estrés”.